00.- Las herramientas

Las herramientas se definen como aquellos instrumentos que se utilizan para trabajar los materiales.

Nos ayudan a conseguir que las piezas de un material adquieran las dimensiones, forma y características que necesitamos.

Las herramientas las podemos utilizar en cualquiera de las tres fases de una tarea. Haciendo más fácil el proceso de planificación, el proceso de construcción y que permiten comprobar y evaluar si la tarea realizada es correcta.

Las herramientas han ido evolucionando al compás de la actividad técnica del ser humano y cada una se utiliza para unas funciones determinadas.

Existen unas más especializadas que otras. También es posible que diferentes herramienta sirvan para un mismo fin. En el aula de tecnología existen diversas herramientas para llevar a cabo las operaciones de montaje y construcción.

Es conveniente que las herramientas de uso frecuente estén expuestas en tableros o armarios "a la vista". En cambio, las de uso menos frecuente o que son más delicadas podemos fuardarlas en armarios, en el almacén o en cajas de herramientas.

Lo más probable es que no conozcas sus nombres ni estés familiarizado con su uso. Aunque más adelante estudiaremos con más detalle sus características y usos, para poder organizar el aula de tecnología, puede ser útil clasificarlas en grupos según la función que realizan.

Instrumentos para medir y trazar

En este grupo podemos incluir todos los instrumentos que nos sirven para efectuar medidas, como las reglas o los flexómetros, y los que nos sirven para trazar marcas, como las reglas metálicas, las escuadras, los lápices o las puntas de trazar.

Ambos tipos de instrumentos, son necesarios para trabajar en los materiales antes de realizar una operación como cortar, taladrar, etc.

Herramientas para montar y desmontar

Este grupo de herramientas está constituido por las llaves y los destornilladores. Unas y otros sirven para hacer girar la cabeza de un tornillo o tuerca. Si la cabeza es hexagonal o cuadrada se utilizan llaves que pueden ser de diferentes tipos.

En caso de tornillos o piezas con ranuras en la cabeza, se utilizan los destornilladores, que pueden ser normales o de estrella.

Herramientas para cortar madera o plásticos blandos

Se pueden agrupar en dos tipos: con dientes o con filo.

Las primeras tienen una hoja de acero con dientes más o menos grandes y un mango para cogerlas. Según el tamaño de la hoja y del diente, tenemos en este grupo los serruchos y a las sierras de marquetería.

Las segundas consisten en una pieza de acero con la punta afilada y un mango de madera para golpear con una maza. Tenemos el formón ( de filo plano) y la gubia (de filo curvo).

Herramientas para sujetar, dar forma o golpear

Podemos incluir en este grupo al tornillo de banco y al sargento de apriete. Ambos sirven para sujetar firmemente un objeto a la mesa de trabajo. La diferencia entre ambos es que el tornillo va fijado a la mesa y el sargento (también llamado gato) se puede quitar y poner.

Los alicates y las tenazas tienen usos múltiples, ya que sirven tanto para sujetar como para dar forma.

El martillo sirve para golpear. Existen muchos tipos de martillo. Su forma y los materiales que los constituyen dependen del objeto que se va a golpear.

Herramientas para cortar metales

En este grupo tenemos la sierra de arco, que sirve para cortar metales  de cierto espesor. Su hoja es de acero y tiene dientes pequeños.

Las tijeras cortachapas sirven, como su nombre indica, para cortar metales compuestos de finas láminas.

El cincel o cortafríos es una pieza afilada por la punta que corta al golpearla con un martillo.

Herramientas para cortar materiales blandos

Tanto las tijeras , como la cuchilla cortadora, son ideales para cortar materiales blandos y de poco espesor, como papel, cartulina, plástico en láminas, cuero o goma.

Herramientas para perforar

Sirven para perforar o hacer boquetes en diversos materiales, tanto blandos como duros. Ternemos la barrena y el punzón, que pueden servir para hacer pequeños boquetes en la madera, en el cuero, o en plásticos blandos.

Las brocas son herramientas de corte que perforan el material accionadas por un mecanismo que da vueltas. Este puede ser accionado a mano (berbiquí) o con motor eléctrico (taladro).

Herramientas para acabar superficies

Sirven para rebajar el grueso de un material. En este grupo tenemos las escofinas y las limas. Las escofinas se utilizan para madera y las limas para metales.

Son herramientas de acero con un mango de madera o plástico. Tienen dientes de diferente tamaño que arrancan material al darla a la herramienta un movimiento de vaivén.

Para conseguir acabados más finos al tacto se utilizan papel de lija que puede tener diferentes rugosidades y durezas.

Herramientas térmicas

Funcionan con calor y sirven para efectuar uniones. Tenemos la pistola termofusible y el soldador de estaño.

La pistola termofusible utiliza barras de plástico. Éste se aplica por una boquilla al derretirse por el calor generado en su interior. Seca rápidamente y se consiguen uniones rápidas aunque pocos resistentes.

El soldador efectúas lo que se llama soldadura blanda. Esto consiste en aplicar sobre las superficies de algunos metales como el cobre una mezcla de estaño-plata que se derrite al contacto con el soldador caliente. Cuando se solidifica efectúa una unión resistente.

Máquina-herramientas

Son máquinas de accionamiento eléctrico que pueden producir graves accidentes si se utilizan sin las debidas precauciones. Por ello hay que utilizarlas según las intrucciones del profesor y bajo su supervisión.

Según la dotación de cada aula, tenemos en este grupo a las sierras de calar, los taladros portátiles y lijadoras.

Normas de seguridad relativas a las herramientas

  1. Debes conocer las técnicas de empleo de cada una de las herramientas, útiles y máquinas, evitando manipular los que desconozcas.
  2. Utiliza con corrección las herramientas apropiadas para cada tarea. Respeta las normas de seguridad particulares de cada una.
  3. Antes de utilizarlas, observa que las herramientas estén en perfecto estado (sin roturas en las partes metálicas, con el mango sujeto a la herramienta y los elementos de seguridad fijos en su lugar.
  4. No juegues nunca con las herramientas.