Herramientas para limar

¿ QUÉ SON LAS HERRAMIENTAS PARA LIMAR ?

Las herramientas para limar son aquellos instrumentos que nosotros utilizamos para desbastar, ajustar y acabar las superficies que anteriormente hemos serrado o trabajado con una máquina. El limado es una operación laboriosa y lenta, y para que la pieza nos quede bien, debemos tener paciencia y trabajar con cuidado. Los tipos de herramientas que utilizamos en el limado y el lijado son:

  1. Las limas.
  2. El papel de lija.

CONÓCELAS UNA A UNA

1.- LIMAS

Las limas son instrumentos de acero templado, es decir , de un acero especial de mayor dureza, con la superficie finamente estriada, que actúan por fricción y sirven para desbastar, pulir y alisar. La lima tienen dos partes principales: la parte tallada ( los dientes ) y la espiga o cola, donde se sujeta el mango que puede ser de madera o de plástico.

 

Hay limas de muchas formas ( de media caña, plana, triangular, redonda, etc… ) que deberás utilizar en función del tipo y la forma de la superficie a trabajar:

Las limas de media caña se utilizan para superficies curvas. Las limas planas se utilizan para superficies planas. Las limas triangulares son adecuadas para trabajar esquinas. Las limas redondas las debes utilizar para limar superficies curvas e interiores.

Gráfico que muestra las aplicaciones de las limas según su forma.

Las limas varían también en tamaño, picado ( es la forma que tienen los dientes de la lima ) y en el número de dientes en función de los materiales que se vayan a trabajar.

 

 

Para acabar, comentar que el picado determina el grado de corte de la lima, y este hará distinguir tres tipos de limas:

  • Bastas. Para rebajar material a lo bestia.
  • Entrefinas. Para aproximarse a la medida que se quiere obtener.
  • Finas. Para dejar la superficie bien acabada.

2.- PAPEL DE LIJA

El papel de lija está formado por un papel tipo cartulina, que lleva adheridos pequeños granos de material de desbaste ( normalmente algún tipo de sílice ), y se utiliza para el acabado fino del limado, es decir, para dejar la superficie suave. Solamente se emplea con materiales blandos como puede ser la madera, porque con hierro, no tienen fuerza para desgastar el material. Puede haber lijas de distinto grosor de grano, dependiendo del tipo de lijado que queramos efectuar.

¿ CÓMO LAS DEBEMOS DE UTILIZAR ?

1.- Debemos escoger siempre la lima más adecuada en función del trabajo que vayamos a realizar.

2.- La lima ha de estar en buenas condiciones, es decir, ni torcida, ni doblada y con el mango bien sujeto a la espiga.

3.- Hay que coger la lima de forma adecuada, y la posición con respecto al material a limar ha de ser la correcta.

4.- Hay que limpiar las limas con un cepillo metálico, sacando los pequeños trozos de material incrustado.

5.- Cuando guardemos las limas, procuraremos que los dientes no rocen entre sí, porque se pueden desgastar.

6.- Si el mango estuviera agrietado o astillado, deberemos cambiarlo inmediatamente.

7.- Para trabajar más cómodamente con el papel de lija puedes graparlo a un taco de madera liso para formar una especie de cepillo.  

 ¡ PRECAUCIONES !

1.- Debes limar con cuidado, porque los dientes te pueden producir heridas por abrasión.

2.- No lleves nunca las limas en el bolsillo, porque te las podrías clavar en la pierna.

3.- La cola de la lima suele acabar en punta. No utilices nunca una lima sin mango.

4.- Aunque el papel de lija parece inofensivo, no juegues con él. Puede producir raspaduras importantes.

 

Información obtenida de: http://www.iesbajoaragon.com