Pintar significa cubrir con una capa de color una superficie o un objeto. Aunque pintar es algo muy sencillo, para obtener buenos y duraderos resultados, conviene tener en cuenta diferentes factores según la superficie a pintar.

CONSEJOS GENERALES

  • La preparación de la superficie es fundamental para el acabado final. Debe estar perfectamente lijada, limpia, seca y exenta de polvo y grasa.
  • Remover perfectamente el bote antes de empezar a pintar. No pintar en días muy húmedos o lluviosos, ni a temperaturas inferiores a 5ºC. Tampoco con excesivo calor ni directamente bajo el Sol si es posible.
  • Entre mano y mano dejar secar la pintura completamente.
  • Limpiar los utensilios antes de que se seque la pintura
  • Recomendamos pinturas acrílicas ya que se limpian y diluyen con agua y actualmente tienen excelente resistencia y elasticidad.
  • Es muy importante remover (no agitar) a conciencia la pintura. De lo contrario puede que se vean diferencias de tono.
  • Antes de empezar a pintar es muy conveniente hacer alguna prueba en un lugar no visible o, mejor aun, en una muestra.

Consejos para pintar maderas

  • Frotar la superficie con la lana de acero (número 00 ó 000) en el sentido de la veta y eliminar el polvo por aspiración o soplado
  • Dar una o dos manos de selladora lijando después de cada una con lija del número 360.
  • Dejar secar completamente entre mano y mano.
  • Dar cuantas manos se necesiten de pintura uniformemente con rodillo de fibra o pelo corto para esmaltar (superficies grandes), brocha de esmaltar (superficies pequeñas) o pincel (recovecos y objetos pequeños).