Tintes al agua

Son disoluciones de anilinas en agua, son unos tintes limpios, por su transparencia dejan ver la veta de la madera.
 
 
 
 Información del fabricante

Tienen además una cualidad fundamental para un acabado duradero, son muy penetrantes. y se dejan trabajar muy cómodamente, levantan un poco el repelo de la madera, pero ese inconveniente se puede obviar con un lijado fino previo. Después de lijar y antes de aplicar el tinte al agua limpiamos el serrín para evitar que se amase con el tinte al aplicarlo.
 
Ventajas e inconvenientes
  • Muy penetrante.
  • Cómodos de aplicar.
  • Levantan repelo.
  • Tardan en secar.
Para conseguir un efecto uniforme y evitar la aparición de estrías, siempre es preferible aplicar dos capas finas de tinte, trabajando en la dirección del veteado, que una gruesa. Deje secar la primera capa antes de aplicar la segunda. Es posible que el color haya cambiado radicalmente una vez seco, de modo que esté preparado para modificar la segunda capa potenciando o diluyendo el tono inicial.
Aplica el tinte con una brocha gorda y en la dirección de la veta. Deja secar una primera capa antes de aplicar la segunda. Es mejor que sean dos capas finas en vez de una gruesa, así el resultado será más uniforme. El tono puede cambiar radicalmente una vez seco.
 
Para evitar las marcas irregulares, elimina el exceso de tinte con un paño húmedo y déjalo secar durante 12 horas. Lija la superficie con suavidad y estará lista para que le apliques el acabado de cera o barniz, según te apetezca.
 
Si utilizas un tinte, no olvides que siempre tendrás que aplicar un acabado en cera o barniz con una muñequilla de algodón después
 
A continuación les mostramos el proceso a seguir:
  1. Lijar la pieza con una lija fina. Siempre lijaremos en el sentido de la veta de la madera. Es importante quitar en lo posible los restos de cola.
  2. Teñir la pieza con el tinte elegido. Si el tinte es al agua, necesitaremos dar dos manos (para elegir el color tener en cuenta que la segunda mano oscurecerá más la madera). Con otros tintes también podemos dar dos manos si lo queremos más oscuro.
  3. Una vez seca la madera puliremos con con lana de aluminio, siempre en el sentido de la veta. Después se limpian bien los restos de lana.
  4. Dar una mano de tapaporos diluido y volver a repetir los pasos 3º y 4º las veces que sea necesario hasta que nos conformemos con la suavidad obtenida.

 Lana de acero

Si se quiere pintar algún detalle lo haríamos a continuación, aplicando después un barniz o cera para proteger. Si fuera necesario dar dos manos, pasaremos la lana de aluminio una vez seca la primera. Como terminación también se puede aplicar una mano de cera incolora después de la lana de aluminio.