Tenaza. Instrumento de metal, compuesto de dos brazos articulados por un eje que permite abrir y cerrar dos grampas, y que se emplea para sujetar fuertemente una cosa o cortarla.

La tenaza es una herramienta muy antigua que se utiliza para extraer clavos de la madera, cortar alambre u otros elementos. Son una herramienta indispensable en carpintería. Aparte de su uso clásico para quitar los clavos también se utilizan para otros propósitos en el campo del procesamiento del hierro y en carpintería.

Se construye generalmente de acero forjado.

Las tenazas se forman, por dos brazos metálicos fuertes pivota en un punto más cercano a la boca de agarre que a los mangos. La diferencia característica con respecto a las pinzas está dada por la forma de las mandíbulas, que son en forma de arco de modo que se cierran en la punta que forma una superficie redondeada de gran radio. Los puntas de las bocas son biseladas, con el fin de poder entrar bajo la cabeza de los clavos a extraer, eso se consigue adelgazamiento en el forjado, de manera que pueda deslizarse por debajo de las cabezas de los clavos más difíciles de extraer.

Medidas básicas de seguridad para trabajar con las tenazas

Las tenazas solamente se deben utilizar para arrancar clavos y cortar alambres y objetos no muy resistentes. En definitiva y como ya hemos dicho, cada herramienta ha sido concebida y perfeccionada en el tiempo para realizar una tarea determinada y no podemos intentar ir más allá.

Las tenazas se emplearán únicamente para sus usos específicos, de lo contrario, estaremos asumiendo riesgos innecesarios, que se pueden paliar fácilmente siguiendo una serie de medidas de seguridad básicas. A continuación te detallamos las más importantes:

  • No las utilices para sujetar piezas sometidas a esfuerzos que puedan emitir proyecciones violentas.

  • Se deben mantener las manos del trabajador a salvo en todo momento y nunca se deben manipular con las manos mojadas o grasientas.

  • No se deben usar como martillos, alicates u otros fines más allá de los correspondientes, de lo contrario, podemos lesionarnos las manos.

  • Nunca deben emplearse unas tenazas con las mandíbulas desgastadas o sueltas.

  • El filo de la parte cortante no debe estar mellado.

  • No se deben confundir con llaves para soltar o apretar tuercas o tornillos, ni emplear para golpear sobre objetos.